La Noche del 13-J en Abanilla

A raíz de los acontecimientos ocurridos en Abanilla la noche del 13-J referente a los insultos que le llovieron a los candidatos de la oposición, tras el recuento electoral y que han tenido eco en la prensa, con los debidos respetos expreso mi opinión, haciendo la salvedad de que no tengo por norma aplaudir a los políticos.

Como la vida es todo comedia y cualquier parecido con la realidad no es pura casualidad, he entresacado de una novela cuyo título omito, lo siguiente:

* El verdadero problema de los poderes fácticos no es que existan, sino que estén todos juntos.
* En los pueblos pequeños, cuando la política lo invade todo, son un infierno.
* Los políticos que emplean todo tipo de marrullerías terminan siendo el hazmerreír del pueblo.

Según desde la posición donde se mira, para unos la situación llegó a parecer un intento de linchamiento, y para otros sólo una simple celebración con palmas de cachondeo, por lo cual, insto a los concejales del PSOE a que se hermanen con los del PP del País Vasco, para protegerse de estas “celebraciones”, porque la intolerancia no tiene ni siglas ni fronteras, y las multitudes no dejan de ser peligrosas, aunque sean de obispos.

Los hechos acaecidos denotan que en el espectro de afiliados, simpatizantes y comparsas, puede que exista un exceso de impresentables, sin distinción de siglas, que no son conscientes de que “la mujer del César, además de ser honrada, tiene que parecerlo”, máxime cuando se tiene un determinado nivel académico, o se ejerce la noble labor del magisterio.

En la democracia la honradez política se basamenta en la tolerancia y la transparencia, y consciente de ello nuestro obispo nos ha largado el siguiente mensaje: pido a los políticos que no sean sectarios.

Opinar sobre los hechos y sucesos del devenir político, no es hacer política, sino patria, y contribuir a la consolidación de la democracia. A ver si aunque sea por imitación superamos a Séneca en cuanto que “prefería molestar con la verdad, antes que complacer con el halago”.

Eugenio Marco Tristán
Carta publicada en el diario La Opinión. Lunes 21/06/99
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política local

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s