Archivo de la etiqueta: Santa Cruz

El Ayuntamiento aprueba una Moción de IUMA para declarar como Bien de Interés Cultural las fiestas patronales de Abanilla


Este pasado jueves 31 de mayo, la edil de IUMA, Mª Dolores Saurín, presentó una Moción en el pleno ordinario consistente en la que desde el Ayuntamiento de Abanilla, se inicien los trámites para que desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, se solicite de la Consejería de Turismo y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia,  el reconocimiento de las fiestas de Abanilla como de Bien de Interés Cultural (BIC).

La ley 4/2007 de 16  de marzo, regula la declaración y su consiguiente protección de los Bienes que conforman el Patrimonio Cultural de la Región de Murcia, ya sean bienes inmuebles, muebles o patrimonio inmaterial, entendiendo como estos, tradiciones, cultura, actos, etnografía, etc.

IUMA considera que nuestras fiestas, incluyendo en éstas tanto a los moros y cristianos como la romería de la Santísima Cruz, reúnen todos los requisitos necesarios para ser declaradas como un Bien de Interés Cultural inmaterial o material (BIC), así como que cuenten con la protección y promoción de las mismas.

Todos sabemos que las fiestas patronales se denominan “Parada de Moros y Cristianos en Honor a la Santísima Cruz”  pues partiendo de ello y haciendo un recorrido por lo que consideramos que se debe de proteger como bien material, nos adentramos en la parte que corresponde a la fiesta religiosa es decir lo que corresponde a la Hermandad de la Santa Cruz y aquí nos encontramos:

La Santa Cruz de Abanilla, que más allá de la fe y devoción indescriptible, es una joya de inmenso valor y de extraordinaria belleza digna de admiración. “Estoy convencida, que después de darle unas pinceladas de lo que he podido observar al mirarla con detenimiento, cada vez que vuelvan a besar a nuestra querida Santísima Cruz, no volverán a cerrar los ojos porque querrán empaparse de mucho más”, apuntaba la portavoz Mª Dolores Saurín en el Pleno.

*La Santa Cruz, es un relicario que posee el Lignum Crucis, (astilla del madero dónde murió nuestro Señor Jesucristo).

*Tiene cuatro gemas rojas en cada uno de sus brazos, posiblemente de cuarzo.

*El círculo central, que es dónde está la reliquia llamado “el Viril”,  está rodeado por 21 rubíes

*Posee cuatro esmaltes o lacas en la parte delantera en cada uno de los brazos que representan escenas bíblicas del antiguo testamento y que sintetizan todo el sentido de nuestra fe en la Santa Cruz… VIDA, SALVACIÓN Y RESURRECCIÓN.

Pero también posee otros cuatro esmaltes, difícil de ver si no la miras por detrás, que representan “El rodaje de la Bandera en la plaza de Mahoya”, “El Baño de la Cruz y apertura de granada” “La Santa Cruz en el Trono” y “La Ermita de Mahoya”.

*En el interior de los brazos tiene formando con pequeñas piedrecitas una especie de floritura que son “hojas de acanto” o llamadas también “alas de ángel”, por la forma de sus hojas dentadas sobre largas espigas verticales. Según la creencia popular la hoja de acanto apaciguaba las adversidades y dificultades.

Desde IUMA, tratamos de que se vea, a nuestra querida Santísima Cruz, con otra mirada más allá de la devoción y descubrir el arte,  para motivar la petición de que sea declarada de interés cultural.

La Santísima Cruz posee un gran ajuar al que también hay que declarar BIC como es:

 *El maravilloso TRONO CUSTODIO de estilo neogótico, elaborado con plata de la casa Meneses, una joya digna de admirar, por el trabajo de orfebrería que lleva.

*LOS GALLARDETES que cuelgan de las paredes de la Iglesia con el fleco de hilo de oro, que se ponen cuando empiezan las fiestas.

*LA ROMERÍA del 3 de mayo, y todo su protocolo, como la misa a la salida y a la llegada a la ermita de Mahoya y  el volteo de campanas.

*LA FIGURA DEL PAJE. Muy singular y creo que único, es lo que nos distingue de otros pueblos, en alguno existe esta figura siendo niña, pero en Abanilla son niños vestidos al más puro estilo barroco o dieciochesco siguiendo con la noble tradición, ya que la iglesia no permitía que los autos sacramentales fuesen niñas, podemos recordar que están muy relacionados con la soldadesca del siglo XVI-XVIII.

*LA FIGURA DEL CAPITÁN. En recuerdo de los capitanes de los tercios de Flandes, que al son del “toque de carga” de la composición “El Ataque” (de autor desconocido y que el maestro Miguel Villar utilizó en parte para componer su pieza “Abanilla en fiestas”), ruedan la bandera con la cruz de san Andrés, lo cual significa el ritual de la rendición de honores al Santo Patrón. Los capitanes representan este cargo en cumplimiento de una promesa, y a los cuales acompañan su séquito, tenientes, sargentos, abanderados y los pajes,

Existía otra figura que eran “Los armaos” vestidos de romanos, que iban pegados al trono de la Santa Cruz. Figura que ha desaparecido después de la guerra, por no estar protegida culturalmente.

*El RITUAL de “ABRIR LA GRANADA” , es algo muy abanillero y muy nuestro, tenemos que decir que las tres palomas que salen de su interior no sufren ningún daño. Se introducen en la granada cuando la Santa Cruz está a punto de llegar a Mahoya, y luego cuando salen,  la mayoría se vuelven a su palomar.

Como pinceladas es suficiente con respecto a la Santa Cruz, todo el trabajo de documentación y aportación de ideas ya les corresponde a la Hermandad de La Santísima Cruz y a los expertos que han escrito sobre ello y todo lo que la concejalía de cultura de este ayuntamiento considere.

Kábila Jaira. Filas de hombres. Imagen de J.Mª Pérez Basanta (2018)

De otro lado, nos encontramos,  con la parte de las fiestas más lúdica y festera que son “Los Moros y Cristianos”.

La referencia más antigua que se conoce a día de hoy de la celebración  “de Moros y Cristianos” en Abanilla, es de 1598,  como aparece en un legajo encontrado en la Real Academia de la Historia de España,  fecha en la  que ya consta que se celebraban fiestas de moros y cristianos en la villa.

Por lo tanto, como en otras comunidades, debemos de poner empeño y tesón para que desde la Consejería de Cultura las declaren Bien de Interés Cultural.

Es evidente, si así se considera,  que  desde la concejalía de cultura de nuestro ayuntamiento, tendrá que ponerse en contacto con la Federación de Moros y Cristianos para invitarles a que formen parte de este proyecto y para que puedan aportar información y documentación histórica al igual que todas aquellas personas que quieran colaborar.

Nosotros apuntamos, como figuras y actos a proteger,  La Embajada y las Reinas moras y cristianas, por ser la mujer la que toma el protagonismo de las fiestas.

En la mayoría de los pueblos que celebran las fiestas de Moros y Cristianos, el protagonismo recae en los reyes y embajadores o sea hombres.

Mesnada Caballeros del Temple. Fila de mujeres. Imagen de J.Mª Pérez Basanta (2018)

Ya metidos en harina, y aunque no lo recoge la Moción que presentamos, a título de sugerencia, (si no está incluida) consideramos que el EDIFICIO DE LA ENCOMIENDA también se debería de proteger culturalmente o al menos iniciar el expediente porque como todos sabemos, es una construcción del siglo XVI-XVII llamada también Casa del Infante o de Juan de Austria, albergaba diferentes estancias destinadas a almacenar el trigo, vino, frutos que era el diezmo en especie entregado por los siervos a las dignidades de la Orden de Calatrava que era quien administraba los diezmos de Abanilla.

A la vez que esta misma casa, el AYUNTAMIENTO DE ABANILLA, por ser un edificio histórico del siglo XVIII. Todavía recordarán la maravillosa escalera napolitana que fue reemplazada por la que hay ahora.

La consecución de esta Declaración conllevaría como consecuencia práctica directa, nuestra inclusión en el inventario del patrimonio cultural de la Región de Murcia, con lo que:

* Contaríamos con una promoción de nuestras fiestas.

*El reconocimiento público.

*La protección oficial de nuestro patrimonio.

Probablemente alguien pensará que por qué es tan importante la PROTECCIÓN DE NUESTRO PATRIMONIO y que sea incluido en el inventario de la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma como Bien de Interés Cultural, pues la pregunta tiene una respuesta muy sencilla… y es que a través de los años han desaparecido o se han hecho verdaderas barbaries en edificios emblemáticos e históricos  de nuestro pueblo. Siempre,  puede aparecer algún indocumentado, tan atrevido como la propia ignorancia,  y cometer barbaridades como las ya ocurridas.

Desde IUMA, se apeló a la fibra y a la unidad,  para que el resto de fuerzas políticas PSOE y PP, apoyaran esta moción por ser un bien de interés general, proteger el legado heredado, para la admiración de futuras generaciones y  para que perdure en el futuro… nuestra historia, raíces y tradición. Ni que decir tiene que la Moción fue aprobada por UNANIMIDAD.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Fiestas, Plenos

¿Qué grado de credibilidad histórica le podemos dar a nuestra tradicional leyenda de la aparición o encuentro de la Santa Cruz en Mahoya?


ENSAYO HISTORIOLÓGICO SOBRE LA LEYENDA DE NUESTRA TRADICIÓN FESTERA.

Igual que en otros pueblos y lugares nuestra tradición festera se sustenta en una leyenda, que ha llegado hasta nuestros días por transmisión oral, reflejada por escrito en algunas publicaciones impresas no muy lejanas en el tiempo, sin que hasta ahora hayamos encontrado el inequívoco respaldo histórico documental en legajos existentes en archivos o bibliotecas. Es más, no hay una única versión sobre dicha leyenda, sino varias, basadas algunas de ellas en apariciones espectrales, las cuales resultan un tanto peregrinas y difíciles de entender con racionalidad, siendo necesario añadirles grandes dosis de fe para aceptarlas, sin poder darles la suficiente justificación que los tiempos actuales requieren.

Sin embargo, una de las leyendas, a mi entender, es la que más elementos racionales tiene para poder considerarla medianamente coherente, desde el punto de vista historiológico, aunque por la deformación en la transmisión oral de la época y fecha en la que pudo suceder, nos plantea ciertas dudas sobre su datación, que podemos considerar como los flecos sueltos que han ido quedando a través del tiempo, en el agujero negro de nuestra historia local, por las vicisitudes acaecidas hasta la fecha, dada la irremediable pérdida o extravío de papeles en los archivos propios.

Repasando las hemerotecas disponibles, escritos en los programas de fiestas y legajos varios, tenemos constancia de la existencia de la cofradía de la Santa Cruz en 1564, sin especificar sus funciones y cometidos. Pero a partir del s. XVIII sí que se detalla que estaba a su cargo la romería del 3 de mayo, al lugar de Mahoya, a bañar la Santa Cruz (una cruz que piadosamente se dice aparecida) en el agua de la acequia que riega la huerta; y que se realiza con SOLDADESCA (capitanes, pajes y arcabuceros). La soldadesca son la reminiscencia de las históricas milicias concejiles del s. XVI, en su función de rendición de honores a reliquias e imágenes de los santos patronos.

En el año 1922 se reseña que la fiesta se realizó con gran pompa y boato, con motivo de la celebración del “centenario de la aparición de la Santísima Cruz”, pero sin hacer referencia alguna a qué ordinal de centenario se refiere, ni a qué tipo de aparición, si espectral o encuentro, pudiéndose descartar el que fuera el primer centenario, dado que ya nos consta que se celebraba esta festividad en Abanilla a partir del s. XVIII, apostillando el diccionario de Madoz (mediado el s. XIX), que era la fiesta que con más solemnidad se celebraba en esta villa, a la que acudían las gentes de los pueblos circunvecinos.

En el programa de fiestas de 1951, se dice que: “según la tradición, a finales del s. XV o principio del s. XVI, dos soldados que regresaban de una campaña guerrera, dejaron olvidada una cruz que era como el remate del asta de una bandera, contenida en el interior de una caja y entre trozos de cáscaras de huevo. Con ocasión de reunirse en este sitio los regadores, para tomar la tanda de sus aguas para el riego de la huerta de Mahoya, descubrieron la caja entre los restos de la frugal comida de aquellos soldados. Se extendió la noticia entre los huertanos, se reunieron y fue presentada al cura de la parroquia…”

Imágenes de los cuadros realizados por Luis Molina Sánchez, que se encuentran en la ermita de Mahoya

Por este detalle de que la cruz se la presentaron al cura de la parroquia, podemos especular que dicho evento pudiera haber sucedido a partir del año 1522 (por lo del centenario), puesto que la primera iglesia parroquial de la que se tiene noticia la instituyeron los calatravos, que adquirieron el señorío de Abanilla en 1434, como consecuencia de una permuta de posesiones, que no por conquista.

En 1504 ya hay constancia de la primera iglesia parroquial, a la advocación de san Benito, patrono de la orden de Calatrava, regida por un cura de esta institución, llamado frey Antón. Con anterioridad al dominio calatravo, está documentado que en el año 1411 san Vicente Ferrer vino al antiguo reino de Murcia, entrando por Abanilla y Fortuna, donde predicó, convirtió y bautizó a muchos de sus pobladores moros; aunque dicha conversión, a la postre, resulto ser más ficticia que real. En estas fechas, en cuanto a la administración religiosa se refiere, Abanilla pertenecía al arciprestazgo de Orihuela y, posiblemente, el único lugar de culto cristiano fuese una capilla en el castillo, para los pocos cristianos que lo habitaban (comendador, alcaide, administrador, guardias, soldados, etc.), pues su población era mahometana y tenían permitido el culto en su mezquita, su cementerio y su aljama, hasta 1501, en que se dejó de permitir el culto islámico, se anuló la aljama y se creó el concejo.

El programa de fiestas de 1953, da reseña de la tradicional leyenda de la cruz olvidada por los soldados, situando la efeméride a finales del s. XV.

En el programa de fiestas de 1983, en una trilogía festera de J. Moreno Gil, se cita la efeméride de la cruz y los soldados a finales del s. XIV o principios del s. XV, basándose en lo que el historiador A. Merino Álvarez, en su compendio sobre la historia del antiguo reino de Murcia cita: “En 1420, los adalides de Baza y Guadix, de acuerdo con los mudéjares del valle de Ricote y de Abanilla, llegaron hasta esta última y estragaron la huerta, evitando acercarse a Lorca; desbastaron el campo de Caravaca y Calasparra, con propósito de retroceder a Los Vélez, pero Piñero les cortó el paso por la parte de Moratalla, desbaratándolos completamente en el puerto del Conejo, abierto entre aquellas serranías”. El autor le añade, de su cosecha, lo siguiente: Según la tradición, la aparición de la Santa Cruz fue a finales del s. XIV o principio del XV; y el único hecho que justifique una invasión del territorio de Abanilla es la razzia de 1420.

Seguramente los mudéjares de Abanilla, en unión de los invasores, aprovechando este hecho robaron la cruz, que tenía su santuario en plena huerta de Mahoya; y los vecinos del lugar, en la lucha que hubo con los árabes al pie del castillo de santa Ana, la recuperaron en Mahoya. Y sabido es, que por temor al robo de la misma se trasladó al antiguo templo de san Benito…en el Lugar Alto, al pie del castillo y, posteriormente, a la iglesia parroquial de san José. Considero que con este añadido, el autor intentó encajar en nuestra tradición festera lo que él conoció y vivió, “la batalla de santa Ana” y el acompañamiento de las imágenes de los Santos Abuelos, el 3 de mayo en la romería.

La batalla de santa Ana perduró hasta finales de la década de 1950 y el llevar a los Santos Abuelos en la romería, hasta el año 1956.

Tras esta exposición sobre las fechas referentes a la tradicional leyenda de la cruz y los soldados, considero procedente realizar un análisis sobre los posibles hechos históricos documentados del paso de tropas cristianas por Abanilla:

-La acampada del rey de Aragón, Pedro IV el Ceremonioso, durante la guerra de los dos Pedros, en la huerta de Favanella, el 9 de diciembre de 1364 (s. XIV), procedente de Sax, distante nueve leguas.

-La razzia de 1420 (s. XV). Aunque en este caso se plantea la duda de que las tropas de Piñero pasaran por Abanilla, puesto que por las informaciones que les iban llegando es lógico que se dirigieran desde Murcia a Caravaca, Calasparra y Moratalla.

-La rebelión de las Germanías: 1519-1523. En 1520-1522, los vecinos se alzaron contra el comendador, cercando el castillo, resistiendo sus ocupantes hasta la llegada de refuerzos armados desde Murcia, que levantaron el cerco.

-La rebelión de Las Alpujarras, en 1568-1571, con el posible paso de las tropas del marqués de Los Vélez, cuando desde Murcia se desplazaron a Valencia, para expulsar a los moriscos que quedaban en el reino de Aragón.

En mi escrito publicado en el programa de las fiestas de Mahoya 2016, en las páginas 52 y 53 se hace mención al camino del CHICANO, desde Abanilla a Aspe, del que se hacía uso al menos en los siglos XIV y sucesivos (y posiblemente desde mucho antes), para ir desde Murcia a Valencia, sin pasar por Orihuela, Albatera, Crevillente, Elche, Alicante; sobre todo cuando esta ruta, por las circunstancias que fuese, no era posible utilizarla, quedando constancia documental de su uso durante las guerras civiles hegemónicas habidas en Murcia, entre Los Manueles y Los Fajardos, siendo lógico que se desplazaran por el camino del CHICANO, dado que no lo podían hacer por mar, por el peligro que suponían los barcos argelinos, berberiscos y turcos en el mediterráneo, que auxiliaban a sus correligionarios y practicaban la piratería. Tampoco podían desplazarse por los caminos de la costa, puesto que a partir de Alicante la cadena montañosa es demasiado abrupta y se exponían a las emboscadas.

Conclusión personal: En tanto en cuanto no se consiga descifrar el ordinal del centenario que se celebró en 1922, veo por conveniente considerar nuestra tradición festera  el encuentro de la santa Cruz, en Mahoya, junto a la acequia, por los regadores, procedente del olvido de unos soldados que allí acamparon, sin referir ningún siglo en concreto, sino de forma más genérica: a finales de la Edad Media o principio de la Edad Moderna.

E. Marco, cronista oficioso de Favanella.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia