Archivo de la categoría: Historia

¿DESDE CUANDO SE CELEBRA LA PROCESIÓN-ROMERÍA A MAHOYA?


En estos tiempos pandémicos, se suelen leer más los temas festeros, pues las “afotos” de los programas y revistas están ya muy vistas. Hay quienes se fijan y analizan con detalle lo escrito, incluso lo accesible por Internet y se hacen la pregunta que he puesto por título a este escrito.

Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximenez de Urrea, X Conde de Aranda

Actualmente, lo que celebramos cada 3 de mayo en Abanilla es una procesión-romería a la ermita de Mahoya, a bañar la Stma. Cruz con el agua del riego de la huerta y el olivar, que dista media legua con el pueblo…; con música, soldadesca, etc., detalles que ya constan en el Informe firmado por José Riquelme, José Ruiz, Ginés Marco y José Marco Zaragoza, presuntamente hermanos mayores de las cofradías existentes, emitido el 8 de noviembre de 1770, requerido por conducto reglamentario (Intendencia de Murcia al concejo de Abanilla) por requerimiento del presidente del Consejo de Castilla, el conde de Aranda. Dictó la resolución a este informe la Intendencia de Murcia el 30-10-1774, elevándolo después al Consejo de Castilla. Véase en las páginas 118 y 280 del libro de la Historia de nuestra Parroquia, ahora accesible por Internet del original existente en el Archivo Histórico Nacional. Se ha de tener en cuenta y entender convenientemente, que la procesión del 3 de mayo, actualmente llamada “la romería”, ya se realizaba con anterioridad al requerido Informe, cuya fecha no podemos afirmarla porque no disponemos de ningún dato oficialmente documentada en legajos propios. La cofradía de la Santa-Vera Cruz tenía el libro de su fundación fechado el 1 de noviembre de 1564 y aunque dicho libro no ha llegado a nuestros días, es de suponer que desde su fundación asumiera la celebración de todas las fiestas y demás manifestaciones públicas y eclesiales del Santo Madero (los Lignum Crucis), pasando a llamarse la Cofradía de la Invención de la Santa Cruz de Mayo, que con este nombre está en el informe de 1770 .

Entra dentro de lo normal que las festividades del 3 de mayo y del 14 de septiembre ya se celebraran aquí desde que la Orden de Calatrava inauguró su iglesia de san Benito en el Lugar Alto, en 1504. La festividad del 3 de mayo se institucionalizó en la Iglesia de Occidente en el s, VII y la del 14 de septiembre en el s. IV, para toda la cristiandad. La primera ermita de Abanilla la bendijo el obispo don Estaban Almeida, en honor de san Sebastián y san Roque, en diciembre de 1561, que tenía su cofradía, la cual yo no figura en el informe de 1770. También sabemos documentadamente, que en 1598 se celebraba fiesta de Moros y Cristianos en honor a san Roque… No me voy a extender sobre las biografías y los detalles festivos de estos dos santos sobre su afamada protección contra las múltiples pandemias de la PESTE, ampliamente accesible por Internet y publicaciones escritas al respecto y citadas por clérigos en sus sermones.

Voy a referir algunas efemérides locales sobre nuestra procesión-romería del 3 de mayo, no más allá de la década de 1970: El sacerdote que estuvo de párroco desde 1973 a 1980, D. Luis Martínez y más duro que el MÁRMOL, se percató que la forma de ir parte de la feligresía dándole culto de “veneración y Latría” (la adoración relativa) no era la apropiada y dio un golpe de estado canónigo en la Hermandad y obligó a alejarse de la Santísima Cruz, durante la romería, lo más lejos posible a los cantaores (as) y demás personas que consideraba incordiantes.

Romería de 2006 a su llegada a la Plaza de la Constitución de Abanilla

Posteriormente nos visitó un 3 de mayo el antropólogo del CSIC, Manuel Mandianes, quien en un artículo que escribió en el diario El Mundo, dijo que ciertas festividades religiosas estaban siendo afectadas por manifestaciones “dionisiacas y gastronómicas”, citando a Abanilla y a Caravaca. Actualmente, a estas manifestaciones citadas se les denomina “el botellón”. Según el antropólogo citado, observándose que el botellón ha invadido a casi todas las celebraciones civiles y romerías eclesiásticas en mayor o menor cuantía. En la actual pandemia, al no realizarse estos tipos de celebraciones el botellón clandestino se sigue intentando realizar.

Por consiguiente, las efemérides que tenemos pendientes de esclarecer actualmente en nuestra cultura religiosa, de una forma fidedigna y documentada, a mi modo de entender, son las siguientes:

1ª.- Si se le puede dar crédito a que la celebración del CENTENARIO (el primero) en 1922, de la Aparición de la Santísima Cruz, se debe a que se la llevaron a custodiarla al castillo de Ibiza durante la Guerra de la Independencia; entendiendo por “aparición” la devolución o el encuentro de la recuperación de la Santísima Cruz, que no en sentido de una aparición espectral, que podemos descartar la aparición espectral porque así está referida en varios supuestos anteriores a la invasión napoleónica.

2ª.- ¿Desde cuándo se viene haciendo la procesión del 3 de mayo a bañar en el agua de la huerta una cruz que se dice “piadosamente aparecida…”, interpretando dicha aparición en leyendas tradicionales en el sentido de haberla encontrado junto a la “cieca” los regantes, que estaba emitiendo resplandores, porque se les olvidó llevársela a unos soldados que allí acamparon; o que llegó a dicho lugar donde la dejó un ser espectral en su aparición religiosamente fantástica?

3ª ¿Qué credibilidad se le puede dar a la aparición espectral de una cruz con resplandor en el cielo a Pedro Lozano y a su hijo, al anochecer, en Mahoya, tras realizarse la expulsión definitiva de los moriscos abanilleros y del Valle de Ricote en 1615, decretada por Felipe III en 1609; que siendo Pedro Lozano alcalde propuso al concejo y fue aprobado celebrar oficialmente las festividades del 3 de mayo y del 14 de septiembre, de cuya oficialidad no se ha encontrado el legajo que lo atestigüe?

4ª.-¿Cuando se dejó de celebrar la festividad de san Roque con Moros y Cristianos, pasando este boato a la Cruz de mayo?

Las anteriores incógnitas están comprendidas entre los siglos XVI al XIX, cuya resolución pudiera estar en archivos todavía no ordenados y clasificados; o dañados y eliminados de forma casual o intencionada, lo cual dificulta mucho su esclarecimiento.

NOTA.- El escrito publicado en la revista nº 7 -Náyades-, que dirige Ricardo Montes Bernarder, presidente de la Asociación de Cronistas de la Región de Murcia, hablando sobre las fiestas de Abanilla dice lo siguiente: “Con motivo de la aparición de la Santa Cruz a un tal Pedro Lozano, desde 1770 se viene celebrando una romería a Mahoya, escoltada por soldadesca.”

ACLARACIÓN.- La supuesta aparición a Pedro Lozano no tiene ninguna relación con el Informe de las Cofradías y Hermandades de 1770, porque es una de las tradiciones de las apariciones espectrales indocumentadas, relacionada en la 3ª efeméride pendiente de esclarecer.

Esta afirmación, se encuentra en la primera parte de la revista, redactada por el propio Ricardo Montes a modo de resumen de la presencia de la fiesta de moros y cristianos en la Región a lo largo de la historia, y parece lógico deducir que lo redactó tomando como base su propia documentación bibliográfica, por ejemplo el libro “Historia de Abanilla” (1978) del Dr. José Riquelme Salar, quien relata tal información, pero como una especie de leyenda local.

En la segunda parte de la revista, se publicó la documentación enviada de cada población, en nuestro caso desde la Federación de Moros y Cristianos de Abanilla, por lo que dado que dicha información no se trataba en dicho texto, por considerarse efectivamente como una leyenda, dicha afirmación ni es resumen de la documentación enviada, ni un copia y pega, ni se ha cometido error alguno desde Abanilla, por tanto, lo que parece más bien es el resultado de un empaquetado de churras con merinas y otras hierbas, que lo cierto es que de seguir publicándose a lo largo del tiempo, pueden perjudicarnos más que beneficiarnos.

Observación personal.- El publicar este escrito lo hago con la posible esperanza de NO tener que garbillar más agua…de la que lleva la “cieca” con la que se riega la Huerta y el Olivar… desde tiempo inmemorial, posiblemente desde los íberos y los romanos, mejorado por los árabes.

E. Marco, cronista oficioso de Favanella.

Deja un comentario

Archivado bajo Fiestas, Historia

¡Que viene el Comendador!


En la noche del sábado 25 de julio, tuvo lugar una visita turística muy especial, pues se trataba de una visita teatralizada. Lo normal en una visita turística a un lugar, es que se lleve a cabo mediante un guía turístico cualificado y autorizado, pero en los últimos tiempos está llevándose a cabo también el ir un paso más allá, que es el aportar dichos conocimientos desde un punto de vista más activo, que es el introducir al espectador en medio de lo que bien podría haber sido una situación real que hubiera podido darse. Así, jugando con determinados hechos reales e históricos, se introducen personajes que narran la situación y coyuntura sociocultural de la época, y nos meten de lleno en sus vaivenes y coyunturas, utilizando de hecho también a los propios espectadores como si de vecinos reales se tratara, alejándose por tanto en este tipo de actos de lo que es una típica visita a un determinado lugar, sino pasando a formar parte de la propia historia.

Fue a través de la Oficina de Turismo que se vio apropiada la idea de llevar a cabo este evento en nuestras calles de Abanilla, y una vez autorizada la gestión, nos pusimos en contacto con nuestro vecino Eugenio Marco, quien muy gustosamente colaboró, como siempre lo ha hecho, con los actores que iban a llevar a cabo esta función, aportándoles los datos al respecto de los hechos históricos, así como diversas anécdotas de personajes históricos reales, que pudieran servir para introducirlas en los diálogos, y resolviendo las dudas que mientras que se desarrollaba el guion les surgían.

La idea, tenía que poner de relieve la historia de la villa de Abanilla, así como le gestión que la Orden de Calatrava hizo mientras estuvo controlando el término municipal. Y teniendo como fondo estos hechos, ya sólo era preciso hilvanar una historia medio creíble, por lo que se jugó con la inminente llegada del nuevo Comendador de Abanilla, que había sido nombrado recientemente y se encontraba realizando visitas a los municipios que controlaba. A lo largo de la historia de Abanilla, ha habido diversos Comendadores, pero sin duda el más conocido fue Don Juan de Cereceda y Carrascosa, del cual ya se ha escrito por parte del propio Eugenio, y también hay información al respecto en la página de turismo de Abanilla.

A continuación, os dejamos con el vídeo que grabó Manolo MP, de esta visita teatralizada. Esperamos que disfruten con su visionado.

Aclarar al público en general, que como obra teatralizada que era, y dadas las circunstancias históricas y el paso del tiempo, fue preciso tomarse una serie de “licencias” para adaptar la realidad a la historia, amén de algún que otro error que se dijo, las cuales procedemos a indicar:

  • El Señorío de Abanilla no se lo concedió el Rey a la Orden de Calatrava, sino que pasó al dominio de la Orden de Calatrava en 1434 por una permuta de posesiones, por lo que no fue por concesión real.
  • La Orden de Calatrava no se creó en  Alcántara, sino en Calatrava la Vieja, actualmente perteneciente al municipio de Carrión de Calatrava.
  • El escudo de la Casa Cabrera no es de los Rocafull, sino de los Cabrera, que era sobrino nieto del comendador Cereceda, pero se puso una vez fallecido el citado comendador.
  • La iglesia parroquial de san José no se hizo sobre las ruinas de otra ermita que había allí anteriormente, sino en un solar que donó José Tristán Rocamora. La de san Benito estaba en El Lugar Alto, a la espalda del actual monumento al Corazón de Jesús.
  • El edificio del Ayuntamiento no estaba construido en 1712 cuando se ubica la escena teatralizada, pues su construcción data de entre 1751 y 1762.
  • El terreno de la ermita de san Sebastián y san Roque, no lo vendió el administrador a nadie. Esto fue una licencia histórica para “argumentar” de cierta manera en dicha época que en la actualidad físicamente ya no existía dicha ermita, que fue derruida en 1967.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Historia