Archivo de la etiqueta: AMPA

Acoso y derribo a los profesores del IES


Desde hace un tiempo se vienen sucediendo diversas noticias relacionadas con el IES de Abanilla y con las denuncias que se realizaban tanto al profesorado como a la directora del mismo.

1. Primero fue la protesta de alumnos en abril de 2010 por el problema existente pues nadie quería ir como profesor al Viaje de Estudios. Este problema se relacionó con el tema de los recortes producidos por la Consejería de Educación, debidos a los cuales muchos profesores de toda la Región dijeron de no hacer actividades extraescolares como medida de protesta. Dependiendo de las zonas así como de las ideologías del profesorado de cada centro, unos se sumaron a estas medidas de protesta y otros no. Y los que las siguieron al poco tiempo las dejaron. Muchos alumnos y padres se cabrearon porque los profesores decían que no iban a hacer el viaje.

2. Posteriormente el AMPA movió el tema de un hecho que había ocurrido el año anterior, en que presuntamente se había encerrado a unos alumnos como medida de castigo por sus retrasos, encierro del que fueron liberados porque les abrió el conserje. Según parece ser, no se denunció este tema antes porque el curso estaba próximo a terminar y se decidió esperarse a empezar el siguiente. El 24 de octubre de 2011 tuvo que acudir la directora del centro a declarar por las circunstancias que rodearon este hecho.

3. A finales del curso de 2011, salió a la luz otro de los temas candentes, el del famoso dibujo de la Santa Cruz tuneada a lo Andy Warhol en el que aparecían Brad Pitt y otra mujer desnuda en la peana, obra de unos alumnos de 3º de la ESO, la cual al parecer luego se difundió por las redes sociales.

A raíz de este hecho, se realizó una reunión en el propio IES donde dicho profesor Juan Mariano B.P. se disculpó ante el sacerdote de Abanilla y ante el Presidente de la Hermandad, quienes aceptaron las disculpas, y según afirmaron posteriormente, retiraron la denuncia en la Consejería. Aún así, el citado profesor fue también al Obispado donde de nuevo pidió disculpas. Sin embargo parece que por alguna extraña razón las denuncias siguieron adelante. Si las cosas fueran como tienen que ser, esto no habría seguido más allá, pero los hechos de que todo sigue igual indican lo contrario.

4. Otro tema, no tan conocido y por tanto nada noticiado, es que hasta el curso 2009/10 había un conserje en el centro, el cual no era del pueblo, pero que tenía su plaza porque venía desde Función Pública.  Según ha trascendido, debido a una cierta amistad más allá de lo estrictamente profesional con los alumnos,  fue trasladado a otro centro. Y según parece ser, esto fue uno de los detonantes para realizar la denuncia (o notificación) del resto de incidentes ocurridos en el centro.

Esta fue la primera carta que se distribuyó proviniente del profesorado del propio centro educativo.

ACOSO Y DERRIBO A VARIOS PROFESORES DEL INSTITUTO DE ABANILLA

Desde que en diciembre del curso pasado decidiéramos secundar las medidas de protesta sindical contra los RECORTES del Gobierno Regional, en el INSTITUTO DE ABANILLA hemos estado viviendo una situación de acoso y derribo a la directora del centro y, de manera indirecta, al equipo directivo y varios profesores/as que, en opinión de ciertos compañeros (4) y de un pequeño número de padres/madres de la AMPA, son muy radicales y extremistas. La situación actual en el instituto es que nuestra directora tiene abierto un EXPEDIENTE por 14 denuncias (ya he perdido la cuenta), presentadas en la Consejería por los cuatro compañeros/as mencionados y por algunos miembros del AMPA. Y en mi caso, tras el incidente de la difusión de una obra realizada por dos de mis alumnos en el mes de junio, también se me ha abierto EXPEDIENTE hace unos días, con la consideración de que podría tratarse de una falta grave (ya lo he puesto en conocimiento de mi sindicato y estamos en los trámites previos a mi defensa). 
Ninguna de las acusaciones y denuncias que se han presentado contra la directora y contra mí, exceden de las discrepancias habituales que pueden producirse en cualquier centro educativo de nuestra región. En mi opinión, se trata de anécdotas y de hechos de escasa relevancia que se podrían haber solucionado mediante el diálogo y, en todo caso, mediante un procedimiento de arbitraje o mediación. Pero el objetivo de los 4 compañeros denunciantes y del pequeño grupo de padres/madres nunca ha sido la solución dialogada de las discrepancias: el verdadero objetivo que subyace en esta situación de acoso y derribo es forzar la dimisión de nuestra directora, la dimisión posterior de todo el equipo directivo y, en última instancia, la “neutralización” de lo que ellos/as llaman “un grupo de profesores radicales” (neutralización que puede pasar por nuevas denuncias o simplemente por forzar su traslado).
Pero dejando de momento aparcadas las desagradables consecuencias de los dos expedientes abiertos en la Consejería, el problema que estamos viviendo en el instituto es que la convivencia diaria se está haciendo muy difícil en los dos o tres últimas semanas (a pesar de la buena educación que estamos tratando de mantener el grupo de afectados), porque en cualquier momento los “vigilantes jurados” te pueden sorprender con otra nueva denuncia; y por otro lado, porque la “operación de limpieza” tiene una clara intencionalidad social y política, con nombres y apellidos muy concretos (y quiero dejar constancia de que se trata de una minoría de padres, madres y grupos de presión que apoyan a los cuatro profesores denunciantes, porque en Abanilla hay una gran mayoría de ciudadanos/as que no salen de su asombro por lo que está ocurriendo en el instituto). 
Considero que ya ha llegado el momento de poner todas las cartas sobre la mesa, porque las buenas intenciones y la moderación que hemos mostrado los afectados tiene un límite, y aunque los dos expedientes mencionados están ya en la fase de tramitación, es imprescindible divulgar los hechos que están sucediendo por toda la región. En un primer nivel de responsabilidad, lo que está en juego en Abanilla es la democracia y la libertad de expresión de un grupo de profesionales que han trabajado por el instituto y por los alumnos/as, y por el buen ambiente de la comunidad educativa, con gran dedicación, alegría y responsabilidad (la alegría y el buen humor también pueden ser objeto de denuncia). Por ese motivo pensamos que son, en primer lugar, los ciudadanos y ciudadanas de Abanilla los primeros interesados en decir BASTA, porque el único pecado que podemos haber cometido los profesores/as afectados y la directora del centro es defender la enseñanza pública, tratando de mejorar la calidad de la educación que reciben nuestros alumnos/as y el clima de convivencia. En un segundo nivel, y dentro del marco profesional y laboral de un centro de enseñanza, el conflicto adquiere otra cualidad no menos alarmante: la gran mayoría de acusaciones se reducen a simples diferencias de opinión o de consideración de los métodos empleados; pero esas diferencias se podrían haber solucionado dentro de los cauces establecidos en el claustro o en el Consejo Escolar (del que soy parte desde hace doce años). Pero, al unísono, hay una segunda lectura: que tras las posibles desavenencias se esconden motivos y cuestiones estrictamente personales de los denunciantes, ya sean los 4 compañeros o el pequeño grupo de padres y madres de la AMPA. Y sin embargo, cuando se opta por ir a la inspección a contar “ batallitas” o a exagerar determinadas intervenciones, se rompen automáticamente las condiciones mínimas de convivencia y diálogo entre compañeros/as, y se entra en una situación de vigilancia policial en la que una palabra que ellos consideren inapropiada en una explicación, una actuación docente u organizativa que no les guste, las mismas obras y actividades de los propios alumnos/as en Educación Plástica-Visual, o un exceso de organización, de pedagogía en nuestras tareas, pueden acabar en denuncia al día siguiente (una de las cosas que no aguantan de mí es que sea “excesivamente pedagógico en mis intervenciones”; los pone de los nervios). 
Las actuaciones de nuestra directora o del equipo directivo, y las mías propias, en un ambiente de democracia y libertad de expresión, pueden ser discutibles y opinables. Por supuesto. Pero lo que no se puede consentir es que se ponga en cuestión nuestra profesionalidad y nuestra dedicación al INSTITUTO DE ABANILLA, destacando como negativo nuestras formas pedagógicas, nuestra forma de pensar o nuestras actuaciones en los ámbitos privados y particulares de nuestras vidas. A esos extremos se ha llegado en el instituto de Abanilla por parte de ese pequeño grupo de denunciantes. 
Por todo esto, y sin querer entrar en más detalles, os ruego que difundáis este pequeño informe, porque ya hemos intentado solucionar, por las buenas, este conflicto (ya saben ustedes que yo mismo pedí disculpas a las personas a las que pude haber molestado con una obra de dos de mis alumnos o con mi comentario). Pero cuando el ambiente de vigilancia es tan fuerte, y cuando no valen para nada la sinceridad y buena educación de las disculpas, y cuando dos de los afectados ya tenemos abiertos los expedientes disciplinarios en la Consejería, es necesario dar a conocer esta extraña y vergonzosa situación en los medios de comunicación. 
En nombre de la directora, del equipo directivo, de un número mayoritario de compañeros y compañeras del claustro, y de una gran mayoría de padres y madres de nuestros alumnos/as, que no consiguen salir de su asombro ante los hechos acaecidos, os doy las gracias. (13/10/11).

Y esta de aquí a continuación, la segunda parte de dicho escrito.

ACOSO Y DERRIBO 2

Tras la difusión inicial del primer comunicado que lanzamos un grupo de profesores/as del claustro del INSTITUTO DE ABANILLA, ante la situación de acoso y derribo a la directora del centro, al equipo directivo y varios profesores/as del claustro, considerados por los denunciantes como “profesores radicalizados”, quiero agradecer, en primer lugar, los apoyos obtenidos por los tres sindicatos de la enseñanza (CC.OO., FETE-UGT y STERM); por otros colectivos o agrupaciones de profesores/as (Educación y Progreso y por FUNCIONARIOS EN PIE DE GUERRA); por una parte considerable de los padres y madres de nuestros alumnos/as, que no están dispuestos a creerse la “versión oficial de los hechos” difundida en la localidad por el pequeño grupo de profesores y representantes de la AMPA; por varios antiguos alumnos/as del instituto, que siendo ya mayores de edad y habiendo vivido una buena parte de su juventud junto a nosotros, no terminan de dar crédito a los hechos narrados en el primer texto, y por otros muchos “amigos y amigas” de Facebook, que también han mostrado su solidaridad y su apoyo. A todos los relacionados, muchas gracias por la primera oleada de DIFUSIÓN del primer texto, porque ya hemos comenzado a ver un poco de luz en este largo y oscuro túnel que estamos atravesando.

Al mismo tiempo que se ha ido divulgando el primer TEXTO, el claustro (o una parte considerable del claustro, porque tenemos 17 nuevos compañeros/as que no vivieron las tristes situaciones de la segunda mitad del curso pasado), ha comenzado a reaccionar en el ámbito interior del propio centro, con la seguridad y la confianza necesaria de que la razón y el sentido común están de nuestro lado; y, al unísono, en las próximas reuniones de claustro y consejo escolar, de una forma o de otra, las cartas se van a poner sobre la mesa. Como dije en el escrito primero, hemos pecado de un exceso de buena educación y de respeto.

En segundo lugar, y en tanto los dos profesores expedientados (Pilar, la directora del centro, que tiene 14 denuncias administrativas y una judicial, y Juan Mariano, que tiene la denuncia por la difusión de la obra de dos de sus alumnos), consideramos que la RECOGIDA DE FIRMAS a través del primer documento difundido, mostrando los apoyos antes indicados de diversos organismos, claustros, asociaciones, padres y madres y antiguos alumnos/as, es un segundo paso muy importante para que la Consejería de Educación, TRAS RECIBIR ESAS “FIRMAS”, se dé cuenta del despropósito de las denuncias administrativas que se han presentado hasta la fecha (porque podrían ser más), y de lo que en realidad subyace bajo la apariencia de los “motivos” que han generado las incoaciones de los DOS EXPEDIENTES.

¿QUÉ SE ESCONDE BAJO ESOS “MOTIVOS”? En primer lugar, sustituir lo antes posible, forzando la dimisión de nuestra directora, al equipo directivo en pleno, para poder ejercer un control sobre la organización del centro en una línea u orientación distinta, radicalmente distinta, a la que se ha venido implementando en los últimos años, con una mejora global del ambiente y resultados del trabajo académico, una mejor convivencia entre los alumnos/as y entre profesores/as (salvo los 4 denunciantes y un par de apoyos indirectos), una serie de experiencias pedagógicas procedentes de diversos departamentos, y, sobre todo, una alegría y buen humor por hacer un trabajo educativo “bien hecho”, bajo los grandes epígrafes que caracterizan la DEFENSA DE LA ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD.

En segundo lugar, y esto implica necesariamente a los padres y madres de nuestros alumnos/as y a los grupos, asociaciones de diversa índole y partidos políticos de Abanilla, un control más o menos disimulado o indirecto de los CONSEJOS ESCOLARES de los cuatro centros de enseñanza de la localidad, tres colegios y un instituto. AUNQUE EN ALGUNOS DE ELLOS, ADEMÁS DE LOS CONSEJOS ESCOLARES, TRATARÍAN DE COLOCAR A DIRECTORES/AS AFINES A DETERMINADO GRUPO POLÍTICO Y A DETERMINADA VISIÓN DE LA SOCIEDAD Y DE LO QUE DEBE (O NO DEBE) SER LA EDUCACIÓN Y LA ENSEÑANZA.

En tercer lugar, y tenemos pruebas fehacientes de lo que voy a decir a continuación en nombre de la gran mayoría de mis compañeros/as, subyace también un intento de limitar o controlar la LIBERTAD DE EXPRESIÓN y la LIBERTAD DE CÁTEDRA, entendidas ambas en el contexto de un clima democrático y de respeto a todas las posturas sociales, culturales, espirituales o ideológicas que están amparadas por la Constitución que nos rige. Quizá tras conocer algunas de las acusaciones que se nos imputan en los expedientes abiertos, hemos podido comprobar con claridad que hay aspectos, ideas, formas de expresión o formas de gestión que, en opinión de los denunciantes, no son aconsejables para nuestro centro, en general, y para los alumnos/as del instituto. O expresado de otra forma: que hay algunas personas de dentro y de fuera del instituto que consideran que solamente es tolerable una determina visión de la realidad, la que ellos representan, y que solamente hay una manera de organizar un centro, la que se desprende por lectura inversa de todas las denuncias presentadas. Es un disparate, pero esa es la triste realidad.

Tal como expuse en el primer TEXTO, la mayoría del claustro entiende que todas las diferencias de opinión sobre la gestión del centro, o sobre los modos y formas de trabajar en el INSTITUTO, son solucionables en el marco de lo que se denomina EL DIÁLOGO COMO MÉTODO DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, y que dentro del ámbito de trabajo o de los organismos pertinentes (consejo escolar, claustro, CCP, departamentos…), existen posibilidades de llegar a acuerdos y a pactos (así lo hemos venido haciendo desde hace años, hasta que comenzamos a secundar las MEDIDAS DE RECHAZO ANTE LOS RECORTES DEL GOBIERNO REGIONAL EN LOS PRIMEROS MESES DE ESTE AÑO).

Soy consciente de que nos esperan días difíciles en la convivencia de los diversos sectores de la comunidad educativa de Abanilla, y en la convivencia interna de los profesores/as del instituto, pero cuando “ya nada se espera exaltante, más allá de la conciencia” (por decirlo con palabras de Gabriel Celaya), y cuando se rebasan los límites que separan la vida profesional y la vida privada, no nos queda más remedio que difundir esta situación y explicar los motivos que, probablemente, subyacen bajo las denuncias.

Por el respeto a la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, por la calidad de la enseñanza pública y por un funcionamiento democrático de los diversos sectores de la comunidad educativa del instituto, nuevamente os doy las gracias.

La publicación de estos artículos en el grupo de Facebook de “Plataforma Educación y Dignidad”, provocó que enseguida hubiera quien fue a ver si se podía denunciar de alguna manera algunas de sus afirmaciones.

El objetivo final de todos estos “ataques” según se ha comentado en determinados círculos de Abanilla (y de hecho así se titulan los artículos publicados desde el centro) no es sino un intento de acoso y derribo a la figura de la directora del IES por parte del AMPA del centro, la cual sólo representa a 13 padres de alumnos de un total de unos 200 que tiene todo el centro, y que está personificada en la persona de su presidente, circunstancialmente también pedáneo de Mahoya, al cual precisamente por este tipo de actitud tan incoherente y de salida de pata de banco, se le ha venido criticando por parte de otros padres, pues creen que se ha equivocado al intentar politizar también la educación de los hijos.

Gracias al poder de las redes sociales y a los artículos publicados al respecto, enseguida se puso en conocimiento de la comunidad educativa las intenciones de dicho grupo de docentes, se pudo abortar este intento de abordaje de la dirección del centro.

No en vano es viendo este tipo de situaciones tanto en el centro como oyendo conversaciones de esta clase de marrullerías cuando a éstos se les perjudica, pues no aprenden los verdaderos valores democráticos que se deben aprender como ciudadano responsable, sino que en esta vida se puede hacer lo que se quiere mientras se tengan amigos poderosos. La educación es un bien social, algo que hace que los hijos progresen y alcancen la madurez, que algún día vayan a la Universidad y puedan estudiar una carrera para ser validos para la sociedad, la educación no es llevarse mal con otros por venganzas , ni tampoco hacer lo que otros te digan.

El martes 8 de noviembre, hubo una reunión en Murcia entre representantes de diversos Sindicatos y el Consejero de Educación, sr. Sotoca Carrascosa. Al parecer la reunión no era como las normales para tratar muchos diversos asuntos, sino exclusivamente para tratar el tema del IES de Abanilla. La celebración de esta reunión no salió en ningún medio de comunicación precisamente por petición de que esto no trascendiera y para tomar este problema con mucha cautela.

Según parece, los Sindicatos llevaron copias de las firmas que se habían recogido entre el profesorado del IES y diversos padres y madres. Por su parte, el sr. Consejero dijo que negaba que hubiera habido ningún tipo de presión, ni interés político por parte de nadie para atacar de ninguna manera al Equipo Directivo del IES, opinión la suya que desde luego parece que no se sabe en qué informaciones estuvo basada.

Tras darse una semana de plazo hasta el miércoles 16 de noviembre para nombrar a una persona que hiciera de mediador/a con el fin de limar las asperezas entre el pequeño grupo de profesores protagonistas de estos enconamientos y el resto del grupo de profesores así como el equipo directivo, con el fin de que se calmen los ánimos entre todos. El miércoles 30 de noviembre, hubo una reunión en el propio IES entre representantes de los Sindicatos y los profesores, como conclusión, acordaron el poder hacer algún tipo de movilizaciones.

Tras ser convocada, el AMPA se reunió el jueves 1 de diciembre y allí el Presidente indicó que ellos no habían hecho ningún tipo de denuncias, sino que habían realizado “notificaciones”, las cuales han seguido su curso en la Consejería. Tras la salida de la secretaria del AMPA porque ya no tiene hijos en el centro, entraron tres personas como vocales a la misma.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Educación