EL AZARBE DE FAVANELLA

La desembocadura natural del río Chícamo al Segura se efectúa por su margen izquierda, en Orihuela, en el paraje conocido por El Escorratel. En las descripciones más antiguas que se conocen de la época medieval, se le llamaba el río-rambla de Favanella. Pero dado que al traspasar nuestro término municipal no llevaba ningún caudal de agua constante, también se le denominó como rambla de Abanilla-Benferri. Desde remotos tiempos, quizá por los árabes, las aguas de sus avenidas se aprovecharon para regar los terrenos lindantes a sus márgenes. En La Matanza y Benferri por medio del sistema de captación de boqueras yuxtapuestas, atajando casi en su totalidad las aguas por medio del paredón construido solidamente en el s. XVIII, que las encauzaba para irrigar los campos de Benferri, Cox, Redován y la zona noroccidental de la sierra de Callosa. Con este encauzamiento desde dicho paredón se evitaban los destrozos causados en Orihuela por las riadas, salvo aquellas en que el caudal circulante sobrepasaba en mucho su capacidad de avenamiento, en cuyo caso era inevitable la inundación de Orihuela y los pueblos ya citados, por lo que en Cox tuvieron que construir un dique terrero, la mota, porque de lo contrario las aguas seguían su cauce natural hacia La Granja de Rocamora y Albatera. Según el estudio realizado por R. Moñino, desde 1545 a 1879 hubo 136 riadas en la Vega Baja, que inundaron y causaron destrozos de mayor o menor consideración, agravados en la mayoría de ocasiones cuando las ramblas de Santomera y Abanilla, y el Guadalentín, aportaban grandes caudales a los que el Segura ya traía. De triste recuerdo son la riada que en el s. XVI destruyó la población de Benferri, la del 27 de septiembre de 1947, que destruyó parte del cementerio de Benferri; incluso la del 2 al 6 de noviembre de 1987, que a pesar de estar ya el Chícamo desviado al pantano de Santomera, desde el paraje del Paúl, en Abanilla, se inundaron Cox, Redován, La Campaneta y el Escorratel.

Juan Riquelme Sebastián ( Juan Alforjas) y su hija Vicenta, abanilleros residentes en Catral, junto al azarbe, que discurre cerca de su domicilio.

El Paredón de Benferri es de origen islámico, pues ya se cita en el “Libro del Repartimiento de Orihuela”, de los siglos XIII-XIV, reforzado y mejorado con obras de mampostería y sillería a través del tiempo. Sin embargo, el agua del rio-rambla de Abanilla-Benferri y del sistema de escorrentía no se detenía totalmente en el citado paredón, sino que era laminada hacia la red de azarbes y acequias de la margen izquierda del Segura, pues se cita la existencia del azarbe mayor de Favanella (nombre de Abanilla tras la conquista cristiana), el cual formaba parte del drenaje en esta zona. A partir del s. XVIII, se queda fosilizado en la toponimia y la topografía la denominación de río-rambla de Abanilla-Benferri. Así mismo, también han quedado en la toponimia y la topografía los azarbes denominados de Abanilla y del Mayayo, en la margen izquierda de la huerta segureña. Se da la circunstancia que en las obras que en el s. XVIII emprendió Belluga, con el fin de drenar los almarjales y crear las Pías Fundaciones de Dolores, San Felipe y San Fulgencio, se tuvo que agrandar y dar mayor profundidad al azarbe de Abanilla, excavando otros más y prolongándolo hasta enlazarlo con toda la red que vierte casi en la desembocadura del Segura, puesto que el citado azarbe sólo llegaba hasta los almarjales, donde una vez desecados se colonizaron sus tierras.

El azarbe de Abanilla, a su paso por el término municipal de Catral.

El azarbe de Favanella (Abanilla), como se aprecia en los mapas topográficos actuales, se inicia en El Escorratel y recoge, además de las aguas que drena a su paso, las sobrantes de las colas de los brazales y arrobas de la margen derecha de la acequia mayor de Callosa-Catral, que fueron cedidas en su momento por los regantes, para ser aprovechadas en las Pías Fundaciones.

Plano.- Está publicado en la página 251, figura 76, del libro “LOS REGADÍOS MEDIEVALES Y SU EVOLUCIÓN HISTÓRICA EN EL BAJO SEGURA”.

E. Marco, cronista oficioso de Favanella

Artículo también publicado en la web “La Crónica Independiente” de la Vega Baja y Bajo Vinalopó.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medio Ambiente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s