La Federación de Moros y Cristianos renuncia al kiosco de la Ermita

En la pasada reunión de la Asamblea de la Federación de Moros y Cristianos del día 17 de enero, se dieron a conocer varios asuntos que han trascendido a la prensa, como lo han sido el que se dio a conocer el nombramiento de don Manuel Luis Lozano, de la kábila Jaira, como festero del año y de la Organización de la ONCE como Asociado de honor, por haber querido acceder a ilustrar con las fiestas de Abanilla uno de sus cupones. También se dio a conocer el antepresupuesto de la Federación para todos los eventos previstos a realizar por la Federación, que no sólo incluyen los gastos en las fiestas patronales de mayo, sino también el medio año festero. Dicha cantidad en principio asciende a la cantidad de 38.697,68 €.

Sin embargo otro de los asuntos que a mi juicio resultó más significativo fue el conocer que finalmente, al menos para este año y varios más, ya no se realizará el Campamento festero de los moros y cristianos en el paseo de la Ermita. ¿Cómo? ¿Y eso qué es?.

En la reunión del 22 de junio de 2013, el Presidente de la Federación de Moros y Cristianos, don Ramón Rocamora, expuso a los representantes festeros una serie de puntos temáticos, de asuntos que iban a variar respecto de la idea y el programa con el que se habían presentado para ostentar dicha presidencia. Aunque nadie les obligaba a ello, sin embargo estimaron conveniente explicar este “giro” en cuanto a lo que iba a significar la “política” a llevar a cabo en los próximos años y así, a modo de “Moción de confianza”, se expusieron hasta ocho puntos u objetivos que eran los que iban a significar los temas a llevar a cabo, para que los grupos debatieran estos temas y en cierta manera dieran su opinión al respecto. El tercer punto de los mismos, y posiblemente el que más pretensiones recogía, era la realización de un campamento festero que se ubicaría en el paseo de la Ermita, donde diversos grupos (en principio los de menos asociados, para así reducir costes de alquiler, pero  en principio esto estaría abierto a todos) podrían tener su espacio particular con sus pertenencias vigiladas durante este mes de fiestas.

A nivel administrativo, la idea iba a ser la de sustituir la subvención de 9.000 € que daba la Concejalía de festejos del Ayuntamiento de Abanilla para invertirla donde mejor se creyera, por una inversión en remodelar este jardín y convertirlo en un campamento moro y cristiano, como lo puedan ser actualmente -salvando mucho las distancias- el que se realiza en Murcia en la feria de septiembre (porque el de Cartagineses y Romanos sería mucho pedir). Había que hacerse a la idea de que más pronto que tarde, y una vez desaparecida la subvención de la Consejería de Cultura (el SOS 4.8 vende mejor la imagen cultural de Murcia), las fiestas de los pueblos tienen que ir pensando en subsistir dependiendo de sus propios recursos. Así, la idea, además de la realización de dicho campamento, también incluía la concesión administrativa de la gestión del kiosco de la Ermita durante dos años, porque aunque este tipo de concesiones se hacen para cuatro años, la directiva de la Federación, sólo se podía comprometer para los dos que les quedaban de mandato, y no podían firmar algo que comprometiera a la siguiente directiva, quien quiera que fuera a ser. La idea era la de gestionar el kiosco no sólo durante la época de fiestas, sino también para los demás meses, pues en otras épocas se preveía realizar otro tipo de actividades para mantener vivo el lugar y animar el pueblo (que falta hace ante tanta desidia). 

La idea en principio no estaba mal, pues sin duda, la actual situación donde salvo Jaira y Albayada, que sí tienen espacio propio, los demás grupos tienen que andar buscando un sótano o bajo de una casa para poder establecer su cuartelillo, es bastante frustrante. Y aunque ya estemos acostumbrados a este peregrinaje nocturno por las calles de Abanilla, como pueblo esto esto es un fracaso, pues todos sabemos que esto no repercute sino en que los festeros se encierren en sus propios locales, posiblemente molestando a los vecinos, y no estén concentrados en un lugar determinado. En este mismo sentido, tener que reconocer que tras 40 años de fiestas, entre unos y otros, desde el Ayuntamiento, máximo responsable de este asunto, no se ha conseguido el tener un recinto ferial propio, en terreno público, es bastante triste y para hacérselo ver. El tener que estar provocando que los feriantes anden alquilando y pagando a los vecinos por poder poner los puestos o las atracciones, se mire como se mire, es un parche, no una solución. Y de la misma forma, volviendo a lo anterior, que los grupos tengan que estar así también, sigue siendo un apaño temporal, no un proyecto de futuro.

Obviamente esta concesión administrativa suponía mucho más de lo que podría parecer a simple vista, pues se aumentaría notablemente el trabajo administrativo y económico que actualmente se lleva a cabo, que ya de por sí no es poco, pues aparte de seguir llevando por delante la cantidad de documentación que se lleva ahora, también habría que encargarse de la contratación de personal para llevar este kiosco, el consiguiente pago de la seguridad social y demás seguros, así como la gestión de las facturas de compra de productos. Y para todo eso había cambiar muchos documentos públicos en Hacienda, pues ahora la Federación ya sí tendría ánimo de lucro, para conseguir dinero que luego repercutiera en unas mejores fiestas con muchos más recursos para el disfrute de todos.

Cuando se presentó la actual directiva en la Asamblea del día 25 de septiembre de 2011, se informó que de este tema del Campamento festero se iba a encargar don Luis Mariano Mellado. Y de hecho entró como asesor en la misma para este asunto. Ahora, si esto ya no se va a hacer, desconocemos si dejará de asesorar oficialmente y se limitará a intervenir como Presidente de la Hermandad.

A lo largo del año 2013 se mantuvieron reuniones para poder conseguir la concesión del kiosco de la Ermita, la cual acababa en dicho año y debía ser de nuevo sacada a concurso. Y de hecho las gestiones y los ánimos eran favorables para que así fuera. Sin embargo, según se informó en la asamblea del 17 de enero de 2014, desde la Federación se renunciaba a este proyecto, y no porque no se quisiera, sino porque dadas las fechas en que nos encontrábamos, y con las fiestas a tres meses vista, era imposible ponerse ahora a empezar a hacer cálculos y gestiones para la gestión de todo esto. La lentitud de la administración municipal, o más concretamente, de su responsable, el Secretario del Ayuntamiento, don Miguel Castillo, que era el encargado de realizar el informe para darle viabilidad y oficialidad a este asunto,  no había tenido tiempo de realizarlo, por lo que se hacía imposible el poder afrontar este reto con unas mínimas exigencias de que fuera a salir bien. El concejal de festejos, don Pascual Martínez, intervino para defenderlo, argumentando que efectivamente un mes y medio no había sido suficiente tiempo para poder realizar este informe. Es posible que con los 56.122,56€ que cobrará este año 2014, (a una media de 4.676,88 € al mes), que ya los quisiera más de uno y de dos, no esté lo suficientemente motivado o bien pagado como para haber podido hacer este documento a tiempo.

Ahora habrá que resignarse a esperar a que en el pliego de condiciones que se redacte para quien quiera optar a quedarse con esta concesión, se incluya un apartado que estipule la colaboración que se deberá de tener con la Federación de Moros y Cristianos para la realización de varias fiestas específicas en determinados días.

Por último y como colofón a este asunto, habría que hacer constar que según denunció el partido IUMA en 2011, no existe Ordenanza que regule todo esto, y por tanto, este kiosco (junto con el Centro Cultural de Macisvenda, que paga 210€) es como quien dice el único que paga al Ayuntamiento por tener la concesión, concretamente 1.800 €. Y dos años después seguimos igual. Mientras se exprime a los vecinos vía IBI, el Ayuntamiento sigue perdonando alegremente hasta 15.000 € de pago a los demás bares de los Centros Culturales y barracas de las fiestas de las pedanías. Pero a estos no ¿por qué?. Misterio.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Fiestas

Una respuesta a “La Federación de Moros y Cristianos renuncia al kiosco de la Ermita

  1. Pingback: El Presidente de la ONCE acepta el título de Asociado de honor | abanilladigital.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s