Zapatero a tus zapatos

En el diario La Opinión, en escritos publicados con fechas  24-03-13 –Con los legajos en la mano- y del 04-07-13 –Errores de los historiadores-, he pretendido corregir un desliz histórico que don F. Saura Mira, cronista oficial de Fortuna, en su escrito en este diario de fecha 17-03-13 –Relaciones de Fortuna y Abanilla- cometió al copiar una referencia histórica errónea. A raíz de esto, Saura Mira ha aprovechado su espacio en la revista de fiestas de Fortuna 2013, para hacer el siguiente comentario: Me gustaría subrayar a colación, nunca mejor dicho, de ciertas críticas recibidas en medios comunicativos, por ciertos personajes de nuestra vecina población que, lejos de mirarse la viga en sus propios ojos, otean con lupa y mala fe los fallos de su vecino…

Quiero expresarle mi discrepancia en su modesta discreción, pues eso mismo lo debería haber hecho en este diario, para conocimiento de los lectores, que no en su feudo, para presuntamente crear dicotomía, atribuyéndome lo de la mala fe. Soy consciente de que al mejor escribano se le escapa un borrón, pero el dar fe de erratas ni desprestigia al autor ni a la publicación, sino todo lo contrario, aunque las haga otra persona.

Gafas - Fe de erratas

No considero lo de la viga y la paja lo más apropiado para el caso  máxime, cuando lo puntualizado se ha hecho con los debidos respetos, para poner en claro un error de una publicación del siglo XVIII –El compendio histórico oriolano, de José Montesinos-, para que si alguien lo vuelve a tomar como referencia no se preste a confusión. Y esto es lo que me enseñaron a mí en la Universidad, a dejar constancia de los errores que vayamos detectando, sin menospreciar a nadie, asunto muy positivo para el avance de la investigación. Lo contrario, el tomarlo en sentido de crítica no constructiva sólo puede desprestigiar al que así lo considere.

Entiendo no haber incordiado para nada a la historia de Fortuna, deseándole a la población vecina unas muy felices fiestas 2013, en honor de su patrón, San Roque, al que ya desde 1561, Abanilla le dedicó su primera ermita, junto al camino de Fortuna.

Juan M. San Nicolás Sánchez, licenciado en Historia por la UMU

Carta enviada al diario La Opinión de Murcia

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s