POR QUÉ EL ALCALDE DE ABANILLA TIENE QUE DIMITIR

Estos días nos hemos encontrado con una noticia en la prensa, facebooks, y distintos foros, sobre que el alcalde ha sido grabado despachando en la farmacia que hay frente a la iglesia.

Noticia en la web de la 7 Región de Murcia

En el pleno de marzo de 2017, el portavoz del PP le preguntó directamente si hacía guardias en una farmacia y si ayudaba en otra empresa a desratizar. Y dos meses después, el portavoz del PSOE responde que no, que sólo va a acompañar a su hija. Pero sin embargo, en el video se ve claramente como el que despacha es él y no otra persona.

Este comportamiento va en contra de la ley. No voy ni a calificarlo como delito o falta administrativa porque no lo sé, pero sí sé que va en contra de la ley. Porque el alcalde está liberado al 100% y por tanto no puede trabajar en ningún otro sitio. Y también sé que una farmacia tiene la consideración de establecimiento sanitario, y no puede atender nadie sin contrato y la formación pertinente.

El alcalde ahora puede agarrarse a la silla y decir que no la suelta hasta que no se lo diga un juez, lo cual es bastante posible y bastante probable. Pero aquí no vamos a entrar a juzgar si es culpable o no.

Un político tiene la obligación moral y ética de ser ejemplar y exquisitamente riguroso con el cumplimiento de la ley. Mucho más que un ciudadano corriente, porque el ciudadano corriente está obligado por las leyes, porque no le queda otro remedio. Pero el político jura o promete acatar la Constitución española y el resto del ordenamiento jurídico, además de cumplir y hacer cumplir. Es como el derecho y el deber de defender España. Lo tenemos todos los españoles, pero le es, legal y moralmente más exigible, al que ha jurado dar su vida por la Patria.

Lo que no puede un político que es pillado con las manos en la pomada, es decir que le tendrá que condenar un juez. No señor mío. Es que usted ya ha ido en contra de la ley, usted está moralmente incapacitado para exigirle a los ciudadanos que cumplan con sus obligaciones o incluso con las disposiciones que usted mande. Porque si usted no cumple las leyes, ¿Me quiere explicar por qué las debería cumplir yo?. El alcalde, junto con su equipo de gobierno, ha aprobado una ordenanza. El mensaje que me transmite el alcalde es que yo tengo que hacer lo que él me mande, porque es la autoridad, pero él puede hacer lo que le salga de las narices, porque ningún juez le ha condenado.

Cuando uno gana unas elecciones a base de prometer transparencia y honradez, él mismo se pone el listón más alto de lo normal. Así que, por coherencia, por ética y por estética, dimita.

Vídeo extraído del foro de Abanilla.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política local

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s